La Acción Climática post-2015: Ruta crítica para el Estados salvadoreño

Fecha:01/04/2016

Más allá de la agenda de cambio climático, la puesta en marcha del Acuerdo de París constituye una oportunidad de fortalecimiento y ampliación de las capacidades nacionales, y de aplicación de las mejores prácticas de planeación e implementación de estrategias para el bienestar y la sostenibilidad.

Los esfuerzos, recursos y capacidades abocados a contribuir a la reducción de las causas del cambio climático y a enfrentar sus efectos e impactos negativos, pueden y deben ser coherentes y sinérgicos con las políticas de justicia social, sustentabilidad ambiental y eficacia económica.

El Estado salvadoreño debe velar y asegurarse de que su primera Contribución Nacional -NDC- al Acuerdo de París, se elabore de conformidad con los estándares y criterios adoptados en dicho instrumento y pertinentes a la idoneidad, eficacia y transparencia de la acción climática.

 

La presentación oficial de la primera NDC de El Salvador con antelación al depósito del instrumento de ratificación del Acuerdo de París, tal como éste lo dispone; será un hito histórico para el Estado salvadoreño, y abrirá espacios de oportunidad y cooperación para enfrentar la amenaza del cambio climático