Panamá

Democracia

El régimen político panameño presenta desafíos importantes. La representación legítima de los sectores sociales, la equidad electoral y el diálogo institucionalizado son asignaturas pendientes a más de veinte años de instaurada una democracia formal en Panamá. En el país se adolece de mecanismos para garantizar el pluralismo, el respeto al disenso y la construcción de consensos y la relación entre partidos y organizaciones sociales muestra un escaso desarrollo. El modelo tiende a favorecer la concentración del poder y el personalismo por encima de programas políticos con propuestas de sociedad. Trabajadores y trabajadoras, mujeres, jóvenes, afrodescendientes, pueblos indígenas y campesinos están insuficientemente representados, así como la mayoría de miembros de partidos políticos.

Para la Fundación Friedrich Ebert es crucial contribuir con la ampliación de los derechos civiles y políticos, como paso esencial para la consolidación democrática. Por ello nuestro trabajo en Panamá se orienta al fomento de plataformas de diálogo, capaces de reunir a actores del campo político y de la sociedad civil, en la búsqueda de nuevos liderazgos progresistas, la incorporación de las demandas sociales en los programas de partidos y la construcción de propuestas para aumentar la representatividad y las oportunidades de participación. Muestra de este trabajo son: el Programa Agentes de Cambio, los Foros de Diálogo Político, los Talleres de Participación y Equidad de Género y las Mesas programáticas.


Actualidad

No hay actividades.

Lo más reciente

No hay actividades.